miércoles, 16 de octubre de 2013

Nebulosas: fábricas de estrellas.

Nebulosa de la Hélice con
el famoso "Ojo de Dios"
Una nebulosa es, según la RAE, una materia cósmica celeste, luminosa, compuesta de polvo y gas, que ofrece diversas formas, en general de contornos imprecisos.
Efectivamente la RAE no está lejos de lo que un astrónomo diría de una nebulosa. Pero ¿qué hace tan atractivas a las nebulosas? Claramente son su increíbles y hermosas formas que, gracias a potentes telescopios espaciales, cada vez hemos podido disfrutar de su esplendor.
Existen varias de ellas que se pueden observar a simple vista (obviamente en un lugar con poca contaminación lumínica) pero en general necesitamos de telescopios relativamente potentes para disfrutarlas de mejor manera.
Para entender un poco más qué es una nebulosa, podemos decir que es una concentración de polvo espacial y gas (helio e hidrógeno principalmente) que pudo haber nacido como consecuencia de la extinción de una estrella y son de gran importancia debido a que pueden provocar el nacimiento de nuevas estrellas (de ahí el título del post).

Existen tres tipos de nebulosas: